Preparando el 2.0

mayo 1, 2007

El sábado me decidí a mover finalmente este blog a su propio dominio y hosting. La tarea fue más fácil de lo que pensaba (para un novato del tema como yo) y ahí va queriendo de a poco. Cuando quede presentable lo anunciaré y ya cerraré este espacio.

Algunos quizás ya se dieron cuenta de la nueva dirección porque al exportar la totalidad del archivo de acá para allá se empezaron a disparar los trackbacks o apareció en sus Technoratis, etc, etc.

En fin, como soy un poco monotemático, desde que me puse con eso no volví a escribir acá. Espero retomar alguno de los drafts hoy que es paréntesis de semana.


The Dip, de Seth Godin… una excelente noticia

abril 23, 2007

Me quedé con las ganas de ver sus respuestas a mi anteúltimo post, realmente necesitaba feedback en eso del “pulso de internet”. Las mediciones me dicen que no entran menos de 20 personas por día (pico de 80 el martes 17), a lo que se suman (o intersectan) 20 lectores diarios del feed aproximadamente (quién sabe si interpreto bien, pero como sea, mucho o pocos, son muy silenciosos, muchachos).

No por eso nos detendremos, claro. Este blog joven, inestable y ciclotímico busca consolidarse.

sethgodin_thedip.jpgLa buena (gran?) noticia es que Seth Godin publica nuevo libro (y nuevo blog), llamado “The Dip”, que sinceramente no encuentro cómo traducir fielmente (por ahí lo vi como “El chapuzón”, pero personalmente me surje algo más parecido a “El escollo” o “La hondonada”). Andrés, vos tradujiste libros de Godin? Cómo titularías a éste?

El libro todavía no sale a la venta. Él ya lo está repartiendo entre los “referentes” y ocasionales lectores que se lo ganan a fuerza de creatividad. Amazon lo tiene en preventa y varios blogs en inglés están empezando a “esparcir la palabra“. En castellano? Nada de nada. Si buscás textual en Google (resultados en español) la combinación de palabras (comillas incluidas) “Seth Godin” “The Dip” sólo verás el libro catalogado en librerías online o algunos resultados en inglés colados. La única referencia textual en castellano es un artículo del Financial Times traducido.

En fin, en palabras del autor, el libro es sobre saber cuándo rendirse y cuándo seguir peléandola. O sobre ser el mejor del mundo o mejor ni gastar energías. Mi impresión es que con este libro va a volver a ocupar el lugar de privilegio que la ola 2.0 le quitó por un par de años (de la mano del fallido o al menos poco comprendido Squidoo).

La magia de Seth Godin a mi entender y después de leerlo durante años, es un misterio. Todavía no me queda claro si tiene una capacidad innata de ver lo que viene o si su forma de entender y “absorver” el mundo le permiten llevar a las palabras lo que se huele en el aire.

Lo cierto es que el hombre teoriza mis dilemas, cuando todavía ni siquiera logro formularlos como tales. Hoy el dilema es justamente ese: cómo tomar las decisiones correctas en los momentos precisos para lograr ser “el mejor del mundo”, al menos en el pequeño mundo que nos toca actuar. Te plantea esa muralla gigantesca que ves enfrente como la oportunidad de tu vida: lo que no te dice es si la oportunidad está detrás de ella y te tenés que poner a escalar o si la oportunidad está justamente en ese camino de desvío que te lleva a un nuevo desafío.

Hace mucho que no esperaba el lanzamiento de un libro con antelación. The Dip, personalmente, es algo que intuyo resultará crucial en los próximos pasos de muchos. Espero no arrepentirme de mis palabras una vez que lo haya leido.


Fin de un beme

abril 19, 2007

Al final el primer Beme of the Week terminó siendo el del mes y sigue, bien polémico, generando post y “artículos serios” en medios tradicionales. Quién dice que no termine siendo el del año.

Kathy Sierra se animó a escribir después de un rato y buscó un espacio neutro (la tele) para presentar su caso. Pero lo que le dio la relevancia que necesitaba para pasar a ser realmente masivo fue la propuesta de Tim O’Reilly de estandarizar una política de expresión y a la vez censura (y auto censura) en la blogósfera. Código de conducta le llamó y armó la bola de nieve. Leanlo si quieren, pero es largo y aburrido.

La larga discusión en inglés está bien trackeada, claro, en TechMeme. Destacan Scoble, uno de los difusores iniciales del tema, y el gran difusor masivo, un diario “mainstream” levantando un tema web (ya no sorprende): New York Times (requiere registro gratuito).

Después de ese salto que dio el beme, los bloggers en español sí opinaron, y no necesariamente en bloque: Eduardo Arcos quiere mandar al hombre al manicomio, mientras que en Microsiervos describen sin demasiado juicio de valor la propuesta aunque denotan un apoyo o al menos interés por la idea.

El buzz se fue apagando hasta quedar tapado por noticias más importantes.

¿Mi opinión del asunto? Las miserias que aparecieron, aparecen y aparecerán en línea, no son más que extensiones de las que aparecen en el “mundo real”. No hay buenos o malos bloggers o comentaristas (no hablo de calidad de escritura, claro) si no personas más o menos respetuosas, dañinas o con ánimo de aportar. Los crímenes serán crímenes sin importar dónde sean “perpetrados” y para eso ya existen suficientes (o demasiadas) leyes y autoridades.

Después se habló de “stop DRM” de Apple, de Google por sus paseos de compra y hasta del BlackberryGate (los de Engadget a veces pueden ser muy graciosos). Pero no creo que ninguno valga demasiado la pena. Ya aparecerá otro BotW, cuando la realidad afloje y nos deje concentrarnos y volver a éste, nuestro mundo de fantasía.


Quoting Benji

abril 17, 2007

Esto sí que está interesante. En una semana me encuentro con dos blogs, completamente diferentes en foco, ambos citando a Benjamin Franklin, ambos reinterpretándolo desde su siglo XVIII hasta nuestro descalabrado presente.

Evidentemente, don “hundred dollar bill” no sólo hizo de todo en su tiempo, también nos dejó de todo para reinterpretar. El problema es que las temáticas de estos dos bloggers son realmente tan lejanas que desarrollar ambas en el mismo post resulta ridículo.

Se pregunta Steve Olson en qué momento América (Estados Unidos, vamos) se volvió una Nación de cobardes asustados. Arranca citando a Franklin: “La principal responsabilidad de cualquier ciudadano es cuestionar la autoridad”. Cierra citando a Franklin: “Quien pierde su libertad por seguridad no merece ninguna de ambas”. En el medio un ensayo en tono grave que cuestiona la gradual y constante tendencia de EUA de ir acotando la libertad de sus ciudadanos y su cierre ante el “peligroso mundo que lo rodea” con la seguridad como objetivo. Valdría la pena traducirlo completito.

Tres días después Estados Unidos se volvía un país aun más temeroso. Más temeroso del exterior y más temeroso de si mismo. Como en el post de Uberbin del otro día (y perdón por tanto “pingback” ya parece spam, pero me gusta andar relacionando todo, vio).

En el otro extremo de la influencia de Franklin, tres días después, CopyBlogger titula (algo así como) “Tips de Benjamin Franklin para publicitar online tu negocio“. A la pruebas me remito, y lo mejor del caso es que la reinterpretación de las citas no resulta ridícula ni forzada:

- “Escribe algo que valga la pena leer o haz algo de lo que valga la pena escribir”.
– “Dime algo y lo olvidaré, enséñame algo y lo recordaré, involúcrame en algo y aprenderé” (TomBomb, tenés a Franklin en tu biblioteca?).
– “Invertir en conocimiento siempre paga el mejor interés”.
– “Conduce el negocio o te conducirá a tí” (y acá no estoy seguro por el lenguaje que usa, pero el punto es “no te dejes tapar por los conflictos diarios, el contenidos siempe es lo primero”).
– “Constancia y energía conquistan cualquier cosa”.
– “Cualquier idiota puede criticar, condenar y quejarse, y todos los idiotas lo hacen”… suena a troll.
– “El vidrio, china y la reputación son frágiles y nunca se reparan bien”… y no me pregunten que hace “china” (así con minúsculas) ahí.

Contenido es lo que evidentemente generó Franklin y el contenido es lo que lo hizo tan importante en su tiempo y tan “long tail” hasta el nuestro. Esa seguramente sea su mejor lección para cualquier campo posible.

(al margen, los 4 drafts siguen ahí, y es que la realidad va demasiado rápido y la info vuela que vuela).

Update: ahí estaba en Wikipedia y no lo vi. Justo hoy es el aniversario de la muerte del susodicho. El hombre de tan actuales frases murió hace 217 años.


Influenciar a los influyentes: la búsqueda del modelo definitivo

abril 16, 2007

En dos diferentes posts de dos diferentes blogs, ambos de los más leídos de Argentina aunque con focos temáticos diferentes, se puede ver cómo es el approach de las primeras agencias que se atreven a atacar comercialmente a los influyentes en la blogósfera.

Es una temática compleja y se nota en las diferentes críticas y reacciones de estos bloggers, que son influyentes (o sea buen target para el relacionista público), son analíticos y críticos de lo que ven (no postean por postear, no hablan sólo de lo bueno, no dudan en pegar si así lo creen) y no son “comprables” (quiero decir, pueden poner un banner, pero sus contenidos no se influencian).

Los dos post son:
Mirá!: sobre la agencia BuzzParadise y su campaña KangooMania.
- Denken Über: sobre la agencia Webloghunters y su campaña para FoxMovies.

Con leerlos alcanza para ver las diferencias. Julián (Mirá!) parece indignado con la propuesta que le hacen, además de estar asqueado por el producto creativo en sí (tiene porqué). Mariano (Denken Über) en cambio parece más complacido por la propuesta y ve un buen trabajo detrás de la estrategia de la agencia que le toca referir.

A ninguno de los dos se le pide postear sí o sí, y mucho menos postear “positivo”. Ambos son seducidos con “beneficios” y ambos fueron evidentemente leídos y estudiados antes del acercamiento. Quizás hay dos puntos clave en la buena percepción de Webloghunters sobre BuzzParadise:

1. El contacto fue en persona, con invitación a una presentación, mientras que en el primer caso se trata de un correo impersonal y lejano, lógico si se considera que se hizo desde Luxemburgo!!
2. El beneficio fue claro en el caso WH: contenidos nuevos y exclusivos, que es lo que quiere el blogger y no tanto en el caso de BP.

Nunca se habló de dinero de por medio, que quizás es el tabú más grande en el blogging más purista.

Como sea, quisiera saber qué hubiera pasado si los acercamientos eran invertidos (BuzzParadise con Denken, WeblogHunters con Mirá!). Quizás hubieran reaccionado igual, quizás no. Lo bueno del caso es que el marketing va abriendo los ojos al nuevo medio, aunque por ahora tantea el terreno un poco a ciegas. Quizás la clave sea un verdadero pensamiento “out of the box” que implique salirse del modelo publicitario típico: creatividad + inversión monetaria.

Evidentemente, como bien dice Julián, la creatividad pasó al frente (él pone ejemplos) pero quizás no sea suficiente para llegar a ese modelo definitivo. La pregunta entonces es cómo canalizar más inteligentemente el dinero.

Es un tema abierto, y creo que así seguirá por un tiempo.


Seth Godin y una frase

marzo 30, 2007

“Es fácil caer en la trampa de creer que la información simplemente te llega. Que los “rockstars” y violinistas y conferencistas y predicadores y maestros y guías de turismo cobran por su labor y eso es todo. Pero no es cierto. Mejor audiencia eres, más obtienes.”

Seth Godin en su último post

Después invita a preguntar, ovacionar, mandar mails, comentar o “trackbackear”. Como en el post de anoche, no? Este es mi trackback y el mejor recordatorio de que hay que seguir atento.


La reciprocidad del blogging

marzo 30, 2007

La blogósfera es circular, recíproca, redundante. Más allá de los bemes, que parecen ser el tema últimamente, ser blogger o participar de “conversaciones” en blogs es entrar en un círculo donde todo replica, rebota y repite.

La mejor manera de ejemplificar es la que conozco, wordpress.com, pero no hay plataforma más o menos seria que escape al vicio. A saber:

- Dejás un comment en un blog: queda sentado, si así querés, tu nombre o nick, tu mail (anónimo) y tu sitio (o blog, normalmente). El blogger al que comentaste o sus visitantes te ven, dan click, llegan a tu blog.

- Al llegar a tu blog a través de este sistema, tu medidor de visitas te indica los “inbound links” o “referrers” y claro, eso es un link al blog donde dejaste el comentario y donde la gente “te vio”.

- Escribís un post y citás el blog o el post de otro. Eso genera un trackback en el post citado, y de nuevo, el autor y sus visitantes te ven y te visitan.

- O llegan a tu blog, ven tu post, le dan click a tu link, llegan al blog citado y su autor ve en sus “referrers” o “inbound links” que están llegando por tu blog, le da click desde su “dashboard” o similiar… llega a tu blog.

- O el caso contrario, claro. Ves en tu “dashboard” que alguien llegó a tu blog desde x link que hicieron en algún lado, das click, llegás al post que te citó…

- Ni hablar de los buscadores: cuanto más escribís, más aparecés en los resultados. Cantidad, no calidad… pobre estudiante que buscó ayuda en su “análisis logo McDonalds”, hay que tener suerte o mucha pericia para que una búsqueda te haga llegar rápidamente a un resultado pertinente.

Y vuelta a empezar.

Es circular. Querés saber quiénes son esas personas que te comentan. Pero cómo conocerlos? Un nombre no dice nada, sus pocas palabras en un comment lo describen poco, pero ahí está el link, la entrada a su cuaderno de vida, a sus fanatismos y obsesiones, la chance de escrutarlo históricamente por sus escritos.

Y muchas veces es recíproco. Claro, cuando hay cercanía de condiciones. A mí me leen 10, a otros lo leen 15000. Mr. quincemil no puede leer a todos sus lectores y, francamente, es difícil que más de 100 valgan la pena.

Te leo, me lees. Estoy suscripto a tu feed, estás suscripto al mío. Te linkeo, me linkeás. Es microproselitismo, la lucha por la notoriedad y, posterior a eso, la lucha por la popularidad. El problema es el abuso de ello, la obligación de que tus “acciones bloggers” se muevan por el interés real en comentar, aportar o conversar, más allá de la notoriedad o popularidad.

¿Dónde se acaba la circularidad? En los contenidos. Ese es el “dead end”, pueden llegar de a miles. ¿Cómo hacer que vuelvan?


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.